Las placas solares proporcionan una electricidad de una fuente de energía renovable, que no emite C02 a la atmósfera, ni depende de una fuente fósil. Es una tecnología que con una información básica, que se da suficientemente explicada, hace que para el usuario sea muy cómodo controlar su instalación.

Un inversor híbrido se alimenta de placas solares, red eléctrica y baterías

El inversor directo genera electricidad con placas solares y se alimenta de red eléctrica

sólo con placas y con las configuraciones necesarias, el aparato sabe distinguir cuando tiene que coger la energía generada por las placas y cuando tiene que coger energía de la red.

El sistema alimenta todos los aparatos de la casa o de la oficina, todos los electrodomésticos y sólo, en función del tamaño y aislamientos de la vivienda, tendrá, en momentos determinados que simultaneárlos con otros métodos de generación de calor, por ejemplo, en el sistema de calefacción, dado que esta necesita grandes cantidades de energía en momentos determinados, días de nubes y lluvia, donde el sistema no puede garantizar todo el suministro.

El uso de la electricidad de la red tradicional no es tan eficiente como tener sus propias placas.

la electricidad es una forma «cara» de energía pero su propio sistema de placas empezará a generar valor tanto para su vivienda como para el medioambiente, además de ahorrar más más de 75% de la factura*.

Se conoce como la entalpía el calor generado por difusión y en un sistema cerrado resulta muy poco eficiente transformar los electrones en calor desde fuentes fósiles procedentes de gas-petroleo. Se necesita de mucha tecnología para obtener un efecto «Joule» calor.

  • Usar bombas de calor tipo Split, con un COP de 3 a 4, es lo más eficiente con energía procedente de biomasa

Por lo tanto, las placas solares se posicionan como un sistema óptimo para generar energía limpia que le supondrán un ahorro energético mixto seguro.

El tiempo de amortización está entre 5 y 10 años dependiendo del modelo, de si se va a desconectar completamente de la red comercial y de si quiere comprar un inversor directo o mixto.

Otro elemento fundamental de un sistema de generación fotovoltaica es el inversor, que puede ser : directo o híbrido.

El inversor directo lo que hace es que cede la energía sobrante a la red y luego de la misma manera la recupera durante la noche. Tiene de malo, que se paga la conexión mensual a la red – e impuestos- .

En el caso del híbrido puede funcionar en red o con la conexión aislada; en tal caso, se necesita para que funcionen un grupo de baterías, bien AGM o Litio, que almacenan los electrones -potencial eléctrico- que será liberados cuando el Sol no irradie.

Tiene de ventajoso que no depende de la red y a largo plazo, una vez compruebe su excelente funcionamiento y rentabilidad, puede funcionar con un término de potencia menor, lo que supone un ahorro incluso mayor. Si dispone de un inversor potente, número de placas y baterías puede llegar a cancelar el contrato con su suministradora.

Todo ello dependerá de unos hábitos de consumo y de la capacidad de baterías.

La experiencia nuestra es que el sistema es independiente y se mantiene estable las 24h salvo durante los meses de diciembre, enero y febrero,-si está en el hemisferio norte- donde el sistema aporta un porcentaje del total de la demanda. El punto de equilibrio se consigue con un estudio pormenorizado de consumo y la elección exacta de potencia necesaria para alimentar la vivienda / empresa / industria , para que la amortización se realice en un número de años menor.

El precio de las placas solares ha descendido mucho por lo que es muy interesante pasar a este tipo de energía.

Solar panels reflecting the sun. 3D render with HDRI lighting and raytraced textures.